Frustración & Espiritualidad

Recientemente alguien organizará un evento para premiar a los pilares de la Salsa en Puerto Vallarta, evento para el cuál no fuí tomado en cuenta. Muchas veces me insisto a mi mismo que el reconocimiento de alguien (sobre todo alguien a quién ni conozco) no es lo importante si no las razones por las que yo hago lo que hago (En este caso, bailar, promover y enseñar la salsa).

Más sin embargo una parte de mi, el Goyo-vanidoso, se siente herido. Es entonces cuando Goyossus (mi parte protectora) sale con argumentos estilo: Que al cabo que ni quería; Que al cabo yo en el fondo he enseñado a más gente, Que al cabo yo seguiré trabajando en el baile años después de esto, etc.

Sin embargo, lo que me preocupa un poco más, es este rollo de que una parte de mi se sienta afectada. Por ahí he estado leyendo (espiando) un poco de los blogs de la pandilla de los Amigos del Soul de Kathleen y recuerdo como trabajaban mucho en este rollo de la espiritualidad y la autoestima. Luego Kathleen me cortó de la nada por no seguirla en su camino espiritual y el ego que pensaba estar siendo sanado, terminó más herido.

Recientemente tuve una plática con mis padres donde mi mamá cuestionó porque yo era tan poco espiritual. Y no se refería al hecho de profesar una religión (Eso le vale cacahuate) sino al hecho de tener muy poco presente a la divinidad (O Dios) en mi vida.

Me encuentro en este punto, desvelándome mientras mi perro hace su olfateadera nocturna en el parque y preguntándome exactamente en que punto estoy en este momento en mi aceptación de mi luz propia y mi aceptación de la divinidad.

Siempre me he rehusado a creer en una divinidad a la que se le tiene que estar rezando para que pase lo que tú quieres que pasé. Mi concepto de Dios es más el de un arquitecto perfecto en lugar de un vigilante perfecto que espera recibir adulaciones y plegarias para conceder deseos. ¿O es que quizá Dios también tiene problemas de autoestima y le gusta ser reconocido constantente por los humanos como escribiera Saramago en su libro “El Testamento según Jesucristo”?

En cualquier caso y reconociendo aue estoy casi 100% seguro en un error de percepción (al fin y al cabo soy humano), me gustaría encontrar la forma de trabajar de manera espiritual, en mi autoestima para que el hecho que un monito no me incluya en su fiesta de reconocimientos no me afecte.

El hecho de haber escrito este blog, ya me aclaró un poco la mente. Entra mi roomie al patio; Nanuk se acerca a mi agitado; Tango maulla desde adentro de mi casa; al parecer ya es hora de dormir y dejar que mi cuerpo, mente y espíritu descansen.

¡Gracias a cualquier curioso o curiosa que se haya pasado por aquí a leerme!