Los que se fueron

​A lo largo del día hemos aprovechado el día de muertos para mencionar en redes sociales a todos los seres queridos que se nos han ido: familiares, amigos y hasta mascotas. He leído algunas de estas historias y son francamente conmovedoras. A pesar de tener el tema de la muerte, estas historias están llenas de vida. Y es muy interesante este concepto de la vida dentro de la muerte. Sin muerte, no hay vida. Los mexicanos lo entendemos muy bien. Y hacemos de ello una fiesta.

Yo en lo particular extraño a varios muertitos, en particular a dos. A mi abuelo paterno, quien a pesar de realmente no tener grandes cosas en común, me gustaba escuchar sus historias del México postrevolucionario que nunca conocí. Tuve la fortuna de verlo un dia antes de su muerte. Fuí el último en platicar con él antes de que se durmiera. Me dio sus consejos que yo nunca pensaba seguir como que me buscara una mujer que me cuidara y me hiciera tortillas. Omití tratar de explicarle que no me interesaban esos roles del matrimonio. Esa misma noche regresé a Vallarta. Al otro día ya no despertó. Volví la siguiente tarde y me sorprendí llorándole más de lo que esperaba. Era él, un simbolo de vínculo con mi pasado, y con mi ciudad natal. Al morir él, creo que murió mi vínculo con Guadalajara.

La segunda persona que extraño es a Sarah, mi primer grande amor. Quizá era más fácil creer en el amor cuando eramos jóvenes. Quizá solo los dos eramos muy idealistas. Aprendimos los dos muchas cosas juntos. Yo admiraba su desinteresada actitud de servicio, su constancia, su ternura entre tantas cosas. Crecimos en muchos aspectos juntos. Probamos juntos por primera vez el amor y sus placeres. Fué mi primer contacto sentimental con alguien de otro país y quizá a partir de ahí comprendí las complejidades y beneficios de las relaciones interculturales. Lloramos los dos nuestra separación. El destino la llevó de regreso a Canada, donde se casó con alguien que la amó mucho. Yo me fuí a vivir a la India. Un viaje que ella siempre quiso hacer. Más la calaca, tilica y flaca, llegó temprano a su vida.

Q.E.P.D Sarah, mi abuelo, mis tios, mis amigos y todos sus seres queridos. Hoy fué dia de pensar en lo divertidos que pueden estar en algún otro plano existencial.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s