Regalo en el Ameca

Me despierto muy temprano después de haber dormido pocas horas. Checo el calendario… 10 de Junio. Hoy se celebra algo, me estoy tratando de acordar en medio de mi estado zombie matutino que se celebra. ¡Oh si! Es el día de la marina en Italia. No espera, no debe ser eso, debe ser otra cosa más relevante. Consulto Twitter. ¡Ah ya! Es el día de los Alcohólicos Anónimos. Eso me da una pista de que se celebra hoy. ¡Es el cumpleaños de Josué, mi hermano!
Me apuro a subir el saludo cumpleañero que le hicimos ayer con SnapChat un día previo en Vallarta Salads. Aquí lo pueden ver:
https://www.instagram.com/p/BGeRvlsRU0K/

Doy mi clase de Zumba Fitness en Biblioteca Los Mangos. Posteriormente tengo un ensayo de Salsa Casino con mis amigos casineros. Terminamos tarde. Me subo en mi Goyoneta con rumbo a Nuevo Vallarta. Cuando llego al Puente Ameca, veo que la policía federal está montando su rutinaria guardia. Un señor está intentando salir de una cochera a mano derecha y nadie le da paso, tan preocupados ellos en seguir derecho. Paro mi moto en el tope y le doy chance de meterse. El señor me agradece. Un policía federal me ve y me hace un gesto con su mano que significa “orillese a la orilla”. Me apunto con el dedo indice en el pecho que significa “¿Me está llamando a mi?”. A continuación asiente con la cabeza de arriba a abajo en un gesto que quiere decir “Si, güey, te estoy hablando a ti.” Me orillo hasta la orilla tal como me lo pidió. Las coincidencias suelen ocurrir siempre y más en Vallarta. En ese momento ocurrió una coincidencia:

Creo ver pasar una hummer azul y se me ocurré que podría ser Josué, mi hermano dirigiendose alegremente al Salads. Efectivamente, es Josué. Busca una orilla para orillarse. El policía me pregunta por mis papeles. Yo me toco con las manos las piernas por al frente y por atrás. Es el símbolo internacional de “Los dejé en el otro pantalón.” El policia federal me hace entonces unas preguntas de rutina para saber si mi motocicleta es robada. También me hace unas preguntas para sacar plática como que él quiere comprarse una motoneta como la mía para ir a rodar por ahí. Me avisa que irá a checar su base de datos con la información que le dí.

Josué con su peculiar pasito bonachón llega un poco preocupado preguntándome que me paso. Yo lo volteo y abro los brazos en un gesto que significa “¡Feliz Cumpleaños, Carnaza!” Saco de mi mochila amarilla el libro envuelto en papel reciclado que traía para darselo por su cumpleaños. Lo recibe y nos abrazamos como buenos hermanos de sangre en medio del puente Ameca ante la mirada inquisitoria de los automovilistas que pasan. ¡Fué hermoso! ¡Ja ja ja! Yo esperaba que el federal llegara con una guitarra y un pastel, pero no fué así.

El policía llegó y sin más me dijo que me podía ir. Todo en orden. Agradezco a Dios, a Ganesha y a Buddah tener ese carisma para siempre caerle bien a los polis. Me subo a mi Goyoneta. Josué vuelve a su vehículo y nos disponemos a continuar con la jornada laboral. Lo que me gusta de vivir en Vallarta y Bahía de Banderas es que siempre hay cosas diferentes que contar.

federales2

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s