VidaNueva

Soy parte de un grupo un poco inconstante pero con excelente vibra llamado “Corazones Salseros” y lidereado por una chica fotografa llamada Cecy Guillén. El grupo empezó con ella, mis amigas Zarza y Ana Laura y muchos salseros en línea con la intención de llevar alegría a la gente que más lo necesita, particularmente en el asilo y la casa hogar en Coapinole.

Posteriormente me uní yo e invité a varios casineros. Ahora ya muchos salseros ni siquiera están, andarán ocupados por ahí. Y en su lugar muchos no salseros entraron. La verdad no importa, mientras les guste ayudar.

Después de un tiempo de mucha inactividad, Ceci convocó a un paseo al espectacular laguna de Cajón de Peñas en Tomatlán (Oh, tan cerca de You-know-who) para llevar a los niños de la casa hogar Vida Nueva. Como siempre, hay quienes pueden donar para el viaje más no pueden ir, quienes van al viaje pero no se involucran tanto y quienes donan, viajan y realmente apoyan y ayudan a los niños. Luego estoy yo, je je! Yo soy al que los niños ven como a otro niño más y termino cuidandolos mientras los adultos descansan y en los lugares donde más cuidado requieren. Como cuando los llevamos a snorkelear a Mismaloya.

A pesar de haberme aventado un sábado de fiesta después de muchas semanas enlutadas sin salir (Bode, Party, J&B, Ingrata, uff) y no haber dormido, mucho; me enlisté para el viaje con todos los niños, mi super cuaderno Sujel y sus hijos, Cecy, varios rotarios, unos cuantos salseros, la chica selfie, la estudiante de medicina de la almohada, Don Nacho el extraviado y varios más.

Hicimos un paseo en lancha por toda la gigantesca laguna (o lago, aún no sé). El solecito daba duro pero el salpicar del agua nos refrescaba lo suficiente. Vimos pasar la presa. (O más bien la presa nos vio pasar a nosotros). Vimos el Rancho Andrea, la isla de las vaquitas, la isla con la casa del maestro Roshi.

Ya de regreso comimos pescado, camarones, arroz y spaguetti. Todo pescado de la kaguna, bueno el arroz no. Me hubiera gustado que usaramos platos biodegradables, pero bueno, mínimo recogimos la basura. Por alguna extraña razón todos comieron antes que yo. Yo aproveche la espera para jugar con los Legos de Marvel de Leo, hijo de Sujel. Hicimos acroyoga con ellos.
image

Al final, los niños como era obvio, querian meterse a nadar. “La calor” como afectuosamente le dicen al calor por aquí, estaba fuerte.

image

Un chico en línea llamado Carlos y yo fuimos los valientes en meternos al agua fria cuidar y jugar con los peques cuidando que ninguno se ahogara. Algunos no saben nadar. Otros creían saber. Afortunádamente ninguno se ahogó y puedo tranquilamente relatarles esto sin remordimiento. Yo poseó un extraño iman con los niños y por alguna razón todos quieren estar cerca de mi. (Ojala así fuera mi pegue con las mujeres). Llegué a traer 6 niños colgados de mi, incluido a Jesusito el niño Yoda, que estuvo amarrado a mi cuello cual Yoda con su padawan Luke.

image

image

Muchas gracias a todos los que apoyaron y esperamos se puedan sumar muchos más “corazones” pronto.

image

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s